e Cómo cuidarnos sin ser gobernados | Nativa
Skip to content


Cómo cuidarnos sin ser gobernados

Escrit el 04/08/2020 per Andrea Soto a la categoria Pura superficie.
Tags:

Verte todos los días me ha despertado una sensación que no tenía contigo desde hace años… Los días de la adolescencia se adolecen por siempre, creo. No somos ya esos niños y te escribo esto ahora con mucho pudor porque no sé totalmente con quien estoy hablando. En cierto sentido nos hemos vuelto también unos desconocidos. Lo digo sin recriminación, ni a ti, ni a mí, ni a la historia, ni al tiempo… Te amo.

Me lo decías tú hace unos días, tú. Mientras te leía se me secaban los ojos. De pronto quitaste un velo que no nos está permitido rasgar. Corrí a repetir todos esos gestos que me hacían reconocible para ti, volver a susurrarnos fragmentos de libros, remover la pasión que me hacía esperarte incontables minutos hasta que llegaras, cerrar los ojos para despertar juntos mientras la luna dormía. Entre esos pestañeos insomnes me llegó un mensaje de una amiga de Valparaíso, un comunicado de diversas organizaciones emplazadas en la cadena de cerros que emergen desde la avenida Argentina, que han sostenido la iniciativa de múltiples ollas comunes y abastecimiento popular durante estos días, en la que ella ha estado participando, espacios de autogestión y cuidada autonomía. El comunicado venía a impugnar una voz que se estaba levantando a través de distintos medios que decía centralizar las voces. No necesitamos esta pretendida centralidad, decían. “La olla común es en sí el efecto colateral ante las nefastas políticas públicas, sociales y sanitarias que se llevan a cabo desde el gobierno en esta época de pandemia, pero que a su vez, se vienen arrastrando desde hace ya muchos años. La olla común es en sí una crítica a las políticas capitalistas y neoliberales […] ​centralizar y ordenar la ayuda económica de las donaciones​ nos parece un acto de soberbia que implica que el pueblo no tiene las capacidades para realizar estos menesteres. Algunos espacios llevamos ya más de 2 meses ordenando y organizando todas las variables involucradas en la realización de las ollas comunes no una, sino dos, tres y hasta 7 veces a la semana. La olla común es así creadora de saber popular, de formas organizativas que hacen escuela y dejarán orgánicas en nuestras poblaciones, en los cerros y en lxs vecinxs”.

Autoría desconocida. Aparece en: https://www.14ymedio.com/internacional/Vuelve-Chile-simbolo-pobreza-Pinochet_0_2874312546.html

Ollas comunes, práctica que se nombra a sí misma como un trabajo apañador. Qué urgente palabra esa de ‘apañarnos’, envolvernos en un tejido común.

Cómo cuidarnos sin ser gobernad_s. Cómo ensanchar el campo de los posibles sin acabar afirmando las dinámicas de representación de los territorios legales, normativos y afectivos que se nos imponen. No se trata de demostrar una imposibilidad sino de extender el campo de una posibilidad hasta su punto máximo.

Rita Segato en un artículo que titula “Todos somos mortales. Del significante vacío a la naturaleza abierta de la historia”, analiza diversas reflexiones de pensadores y pensadoras que se han hecho sobre la pandemia. Segato sostiene que hay algo que ha provocado la crisis que estamos viviendo que tiene que ver con una situación que Jacques Lacan llamó ‘interrupción de lo real’, una interrupción en el imaginario que atrapa nuestra visión de mundo, a través de la cual percibimos, imaginamos y sentimos, que nos impone un supuesto estado de las cosas. Estado de cosas que como dice Mark Fisher ha secuestrado hasta nuestro mundo onírico.

Esta fisura en el imaginario de lo que entendemos como real reclama otra disponibilidad para la vida. Al tiempo que impone su muro de imposibilidad, abre un campo que exige una disponibilidad distinta para la vida y para lo inevitable de la muerte. Requiere una necesidad de estar. De compartir saberes. Nos dice que más que alimentar fantasías del futuro, lo que nuestra situación exige es prestar atención a lo que de hecho hay, las prácticas que emergen, lo que la gente está haciendo e inventando. Lo que ocurre aquí y ahora entre nosotros.

De nuevo la politicidad en clave femenina, como he dicho otras veces, es tópica y no utópica, práctica y no burocrática. En esa vigilia, maneras de sustentar la vida que estaban al rescoldo se van reencendiendo lentamente. Nos vamos dando cuenta de que al menos una parte de la capacidad de subsistencia tiene que quedar necesariamente en manos de la propia gente (Segato, 2020).

Sería como mínimo ingenuo soñar con cambios sin pensar en los procesos de transformación. Esos procesos de transformación vendrán no de una espera por el venir del porvenir, sino de estar en cada situación y estar como no se nos espera. Disposición que a su vez nos pone en un estado de alerta ante el discurso de necesidad que se imprime en nuestras vidas, para no desarrollar respuestas demasiado inmunológicas y para no banalizar lo inesperado, como dice recientemente Rancière, encerrándolo en una cadena causal que lo convierte en previsible.

Cuidados que necesitarán volver a pensar nuestras relaciones con las manos, sobre todo considerando las políticas del contacto que regulan nuestros cuerpos. Apañarse que habrá de atender a las prácticas comunes que están tejiendo nuestro tiempo.

No hay ninguna relación causal entre lo que me decías y lo que digo, pero es así como sucede la vida, como nos atraviesa y nos organiza. Y esa herida sensible que nos encontró, nos sigue encontrando en ese no saber totalmente con quien estamos hablando.

Hoy que no puedo volver a casa, mi casa fragmentada es nuestra memoria, una experiencia área en la que nada se incrusta, no más que como lo hace la tenue luz del atardecer en la piel.


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Nuria Aguirre: Es plantegen, amb molta inteligència, qüestions molt importants. Aportes molt elements que obren...
  • Fab: Me has dejado sin palabras, porque me las has arrancado una por una para decir lo que a mí se me enreda en la...
  • Amós: Crec que tenen molt a veure els canvis provocats per les TIC i que han provocat canvis molt profunds, com el...
  • Ignasi Badia Nogués: Bravo per la reflexió. Ja fa temps que em deia a mi mateix que el problema no és el rei, sinó la...

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)nativa.cat

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )