e Los límites del museo | Nativa
Skip to content


Los límites del museo

Escrit el 12/02/2019 per Elena Fraj a la categoria Lo repartido luce más.
Tags:

En la web (http://www.mesraval.com/) de la campaña de lxs vecinxs del Raval a favor de trasladar el CAP Nord Raval al espacio de la Capella de la Misericòrdia se explica muy claro: “Los técnicos de Cat Salut han estudiado los diferentes proyectos de ampliación o creación de un nuevo CAP en espacios públicos propuestos por el Ajuntament de Barcelona pero ninguno de ellos cumplía los requisitos necesarios para un CAP, excepto uno: el espacio que actualmente ocupa la Capella de la Misericòrdia, actualmente cedida gratuitamente por el Ajuntament de Barcelona al MACBA.”

El museo rechazó en un principio las cuatro alternativas a ese espacio que el Ajuntament le había ofrecido. Después se avino a negociar de nuevo y en esas están. Su postura principal es que le gusta ese sitio, el que está justo al lado. Así la plaza queda rodeada de arte por los cuatro costados y ya por fin se llamará la plaza del MACBA con propiedad. El patronato no quiere soltar la Capella de la Misericòrdia, en cesión gratuita y temporal recordemos, y se ha dedicado a hacer el rol de activista pero se le da mal porque no está acostumbrado. Monta la campaña + Macba + Cultura (quién puede negarse a más cultura!?) y en la rueda de prensa la presidenta, Ainhoa Grandes, se viene arriba y suelta: “Que se pare el desahucio del MACBA”. Agárrate. Ese mismo día había 14 desahucios reales en la ciudad.

Es necesario señalar que los patronatos y mecenazgos culturales tienen detrás personas, familias y grandes empresas que poseen grandes fortunas de dinero. Será feo hablar de pasta pero es que no se puede pasar por alto. La presidenta del patronato pertenece a esa clase social y la frase en cuestión puesta en boca de alguien de esta condición no son simplemente unas palabras fuera de lugar, ni siquiera es una expresión de mal gusto sino que esta frase infame es toda una revelación. El desconocimiento de lo qué es y significa un desahucio en la vida de alguien descubre una falta de empatía, una distancia entre sus circunstancias de privilegio y la del resto de los mortales. La misma distancia que aparece de repente entre el museo y el barrio, uno de los barrios con menos esperanza de vida de Barcelona, con altos niveles de pobreza, donde el día a día de muchxs vecinxs es realmente jodido y donde la el acceso a la salud pública es una necesidad de primer orden. La salud pública es seguramente algo desconocido para aquella burguesía que siempre ha ido a la clínica Tecnon o similares.

La relación entre los grandes museos de arte localizados en zonas empobrecidas o en procesos de desindustrialización se repite en las urbes contemporáneas. Aterrizan como naves espaciales y después tratan de integrase en el territorio. Estas instituciones tienden a mirarse por dentro. Es difícil abrir brecha a pesar de que muchos artistas y demás trabajadores culturales lo intentan. (Así lo hizo literalmente la artista colombiana Doris Salcedo en la Tate Gallery.

Shibboleth (2007) Doris Salcedo. Tate Gallery.

El patronato del MACBA mira primero por sus intereses, se centra en sus problemas, en este caso la necesidad de ampliación y la ubicación ideal del nuevo espacio. Pero el problema es que que habla desde lo que podríamos llamar museocentrismo y desde mis first world problems de museo. Problemas respetables en el contexto de los museos pero es que es que estás en un barrio y no en cualquiera y, como institución cultural anclada en Barcelona, financiada por el Ayuntamiento de Barcelona en un 53%, un 35% por la Generalitat y un 12% por el Ministerio de Cultura es decir pagada en buena parte per nosaltres els ciutadans i ciutadanes, tiene la responsabilidad de pensarse situadamente y mirar qué ocurre alrededor, no solo de relacionarse con el Moma y demás primos de la familia. El MACBA habla desde sus privilegios de museo de arte contemporáneo. Revisa tus privis, que tienes tarea ya que no basta con producir contenidos, expos, seminarios y cursos que hablen de arte y política o que trabajen con perspectiva crítica feminista y postcolonial. ¿Hasta donde llega la capacidad de trabajar críticamente desde ahí dentro?. ¿Dónde están los límites del museo? Yo te los muestro: ¿ves la puerta de salida? Pues hasta ahí. De aquí para dentro museo, de aquí para fuera, calle. Museo – calle.

¿Hasta cuanto aguanta una institución los discursos críticos? Lo sabemos, hasta que le afectan a la propia institución de pleno: la precariedad de sus trabajadores por ejemplo o la relación con el barrio o que ha colonizado con la excusa de la cultura. En este caso los límites de la institución los ha puesto ella misma pero fuera, a otros. Se ha salido de ella misma para priorizarse a ella misma y ha demostrado que como edificio y proyecto cultural está cero enraizado y conectado con el barrio a excepción de unos pocos proyectos que se desarrollan dentro. A la que sales por la puerta del museo estás en otro universo. Podría volar como una nave espacial a otro sitio que seguiría funcionando igual, continuaría la programación de exposiciones, las charlas, los seminarios abiertos…. volaría como la casa del dibujante Winsor McCay, como la casa del Mago de Oz y como tantas otras casa voladoras del género fantástico de la narrativa literaria y cinematográfica. Dentro seguirían trabajando, igual algún cuadro se tuerce un poquito pero nada, se corrige a la llegada. Sin embargo, no iría a ningún lugar en concreto, se quedaría flotando como una nave nodriza a 4000 pies de altura sobre una nube. Lo divisamos desde abajo, tan blanquito, entre nubes de algodón. Oh, qué suave. Haría un poco de ruido, un leve zumbido y, para visitarlo, desplegarían desde arriba unos ascensores transparentes como los del Reina, a modo de trenzas de Rapunzel, pero mucho más altos.

Llega el día en que los partidos políticos que tienen que votar en el pleno siguen diciendo que a tope con el MACBA. En la sesión se informa que el museo está ahora mismo a 4000 pies de altura y que se le divisa desde la plaza y desde varios puntos de la ciudad. ¿Entonces, sigue perteneciendo a la Barcelona o lo podemos quitar de la orden del día? Se preguntan algunxs ante la ambigüedad de la situación. Entre los temas a tratar aparece otro asunto: la solicitud de construcción de un nuevo CAP Raval Nord en el agujero de 16.822 m2 que ha dejado el edificio principal del museo. De hecho sobra espacio y alguien propone: ¿y si ponemos además unos árboles, un poco de hierba y unos columpios?.

 

Nota: Trabajadorxs de la cultura han escito este manifiesto y están recogiendo firmas aquí: Gent que treballa en cultura en suport del Cap Raval Nord


0 Respostes

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Ana: Justament la desvinculacio del Mon laboral es allo mes ridicul de les exigencies dels prfossors fixos. Perdón el...
  • Albert: Productivitat coneguda o productivitat desconeguda?
  • Alice Liddell: Avui m’has guanyat, Ramón.
  • Alice Liddell: Molt bé Ramón. I mira que mai a la vida quan anaves a la ETSAB hagués dat un duro pel que deies a la...

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies
fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )