Skip to content


Diga mediación

Escrit el 29/09/2015 per Aida Sánchez de Serdio a la categoria En grau de temptativa.
Tags:
Traducción de Digui mediació

La mediadora deja pasar unos minutos antes de empezar para ver si llega alguien más. Saben que es una mediadora porque lo pone en la camiseta azul que lleva (junto con el nombre de la empresa de servicios para la que trabaja). Si no, hubieran podido pensar que era sólo una educadora de museos. De hecho, ellos siempre la han llamado guía.

Entonces la mediadora se vuelve hacia el pequeño grupo de cuatro personas y les da la bienvenida antes de empezar a circular con ellos por las salas del museo, deteniéndose delante de ciertas obras, invitándoles a la conversación, lanzando preguntas mayéuticas, reconduciendo sutilmente sus respuestas. Es hábil en el equilibrismo de presentar ideas nuevas mientras reconoce las ideas iniciales del grupo que la acompaña. Después, todo el mundo tiene la sensación de haber aprendido cosas. Y en la encuesta que les pasan luego, a la pregunta de si recomendarían la actividad, marcan la casilla del sí.

Hablar de mediación indicaría un talante más dialógico

Hasta poquísimo, la palabra mediación no formaba parte de la vida de las instituciones culturales. A falta de una investigación más precisa sobre la génesis del término en catalán o castellano, que apenas se ha empezado a hacer en otros idiomas, podemos aventurar que mediación remitía a la mediación de conflictos, o a la mediación cultural relacionada con la convivencia de comunidades culturales diversas. Pero ahora encontramos mediación donde habitualmente se usaba educación. Parece que educación es visto como un término problemático, demasiado ligado a lo escolar y transmisivo, mientras que mediación indicaría un talante más dialógico. Hablar de mediación también permite incorporar un rango más amplio de agentes y de modos de operar: comisarios, artistas, críticos de arte, diseñadores de exposiciones, e incluso directores de centros de arte. De alguna manera todos se dedican a poner en relación el arte con los públicos, ya que su intervención contribuye a crear situaciones de traducción, interacción y mutua transformación entre públicos y propuestas artísticas. Ahora bien, la absorción, por ejemplo, del comisariado o la práctica artística y educativa bajo un mismo término plantea el problema de que neutraliza las diferencias que existen en la posición de estos agentes en el entramado de actores del arte, invisibilizando aún más unas prácticas educativas que ya son poco reconocidas en el mundo del arte.

No es fácil huir de dicotomías tóxicas como mayoritario / minoritario

La mediadora hace un rato que mira a la pared. En la mesa frente a sí, argumentos posibles, listas de objetivos, borradores de proyectos, algunos ya con forma de diagrama de agentes implicados. No tiene claro a quién quiere complacer. Quisiera responder con firmeza que a ella misma, pero entonces recuerda que no puede permitirse el lujo de atraer a menos gente a las actividades que el trimestre anterior. Al fin y al cabo, se debe al público al que sirve. ¿O es la dirección a quien se debe? Los números puros y duros no son nunca un argumento explícito, pero está claro que son una condición de base. Trabaja para una institución que tiene un compromiso de servicio público… Al final, se pregunta cómo podrá argumentar en la próxima reunión con la dirección la necesidad de llevar adelante el proyecto que ha esbozado para establecer micro-colaboraciones con organizaciones de la zona, una cosa larguísima, a tres años vista, que evita forzar ninguna visibilidad prematura del proceso o de los resultados…

Por extraño que nos parezca, en nuestro contexto los museos no siempre han considerado que el público sea una parte importante de su razón de ser. Hacer de almacén de obras era su función principal hasta que en los años 60 y 70 del siglo pasado se empezó a pensar que la ciudadanía en general tenía que disfrutar y aprender de ellos. Ahora nos encontramos en el extremo opuesto, en el que parece que la justificación de las propuestas culturales y artísticas que se hacen desde las instituciones es sobre todo numérica. Y la mediación se ve implicada directamente en esta tensión. Huir de dicotomías tóxicas como mayoritario/minoritario, accesible/críptico, o genérico/específico no es fácil cuando se parte de una posición subordinada discursiva, institucional y presupuestariamente.

A veces la mediación se encuentra con que nadie quiere ser mediado

La mediadora llega temprano a la reunión que le ha costado dos semanas fijar. Tiene toda la convicción, todos los argumentos preparados para presentar su propuesta como lo que realmente es: una gran oportunidad para construir una colaboración entre esta asociación y el centro de arte para el que trabaja como autónoma. Cree firmemente que establecer interlocuciones de este tipo con la ciudadanía es una forma de hacer de las instituciones culturales algo realmente público, y de avanzar hacia la democracia cultural. Por eso, cuando termine la reunión y sólo haya recibido una respuesta vaga y escéptica por parte de la asociación, se preguntará cómo les podría hacer ver las posibilidades que se abren para ellos. Y también se preguntará cómo se las arreglará para resolver el compromiso con el centro de arte. ¿Encontrará alguien que quiera colaborar con ella? ¿A quien más podría llamar? Quizás tendrá que acabar pidiéndoselo a alguien por favor…

Paradoja de paradojas, a veces la mediación se encuentra con que nadie quiere ser mediado. No siempre hay multitud de colectivos que sienten la necesidad de hacerse suyas las instituciones culturales y que reciben con los brazos abiertos a la mediadora para encontrar conjuntamente estos puntos de contacto o de debate. Más bien tienen claro que no les pueden ofrecer nada que les interese y que representan una cultura que no quieren que sea la suya. Sin valorar esta posición (que podemos considerar parcial o injusta), lo cierto es que desde el lugar de la mediación se ven con mucha claridad los límites de las instituciones culturales en el compromiso con grupos que no identifican como propios. Los desencuentros, los encuentros transitorios o las instrumentalizaciones mutuas son más frecuentes que las relaciones sostenidas, basadas en el reconocimiento de la diferencia y que cuestionan a fondo tanto instituciones como colectivos, conscientes a la vez de la dificultad de distinguir posiciones claras en este sentido.

Es por todo ello que no puedo evitar pensar que una posición tan contorsionada y sometida a presiones y demandas es uno de los mejores puntos de vista para interrogarnos sobre el sentido de la cultura y las instituciones culturales. Estaría bien hacer este ejercicio.


Una resposta

Si vols pots seguir els comentaris per RSS.

Continuant la discussió

  1. “¿Mediación?” Un cuestionamiento a la práctica de la mediación cultural | linked to this post on 23/12/2015

    […] Diga mediación  29/09/2015 por Aida Sánchez de Serdio nativa.cat […]



Pots escriure HTML senzill

Trackback?



Últims comentaris

  • Daniel: Muito bom. Muy Bueno!
  • enric: Grácies Ramon. Ho descrius amb molta profunfitat i bellesa.
  • Bani: He sentido a menudo las mismas cosas pero jamás hubiera sido capaz de expresarlas tan bien… Una abraçada
  • Capi: M’ha encantat.

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies
fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )