Skip to content


J’accuse

Escrit el 02/09/2006 per admin a la categoria Reportatges de Nativa.
Tags: , .

Nat_ 34  set-oct_06 Oscar Abril Ascaso

A principios de este siglo XXI, la auténtica revolución musical no es ninguna evolución formal sino un cambio de paradigma estructural. No refiere al que se va a hacer sino al cómo se va a distribuir. Sin duda ninguna, la llegada de Internet puso sobre la mesa un modelo de distribución de bienes culturales sin parangón en la historia de nuestra civilización, creando un marco de acceso a la cultura libre y prácticamente ilimitado pero que topa con la resistencia de influyentes grupos corporativos confortablemente asentados en el status quo del que viven. La libre circulación de música en la red aboca a un proceso de reconversión industrial propiciado, históricamente por vez primera, de abajo a arriba y no al revés. Cabe construir las condiciones objetivas para un debate tan necesario como complejo, llamado a estudiar, por ejemplo, la revisión del sector discográfico hacia nuevas gamas de servicios.

Pero, para ello, es apremiante, en primer término, denunciar la asfixiante manipulación de los hechos que ante la opinión pública ejercen las sociedades de gestión colectiva de los derechos de autor. Cuando Teddy Bautista, presidente de SGAE, presenta el descenso de ingresos por venta de discos y el incremento de conciertos como fenómenos inconexos, falsifica la verdad. La proliferación de descargas de música en Internet redunda socialmente en una mayor cultura musical que deriva en un incremento en la demanda de conciertos. Un fenómeno del cual salen beneficiados el consumidor y el músico, que, mayoritariamente, gana mucho más de actuar que de vender. La descarga, quizás, mata al disco pero, desde luego, no –como sostiene la SGAE– al autor y, mucho menos, a la música.

Esta perversión de la realidad secuestra el debate real, sepultado bajo una criminalización demagógica, y tiene como resultado la aprobación de la Ley de la Propiedad Intelectual mas restrictiva de la Historia, para la cual, como señala el abogado David Bravo, descargarse una canción de un grupo es un delito y robar toda su discografía en una tienda solamente una falta. Un absurdo que permite a Juan Salón, Comandante de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, afirmar que, en términos de delitos contra la propiedad intelectual, la mitad de los españoles son unos delincuentes. Mejor reír que llorar:  https://www.youtube.com/watch?v=IWiwa3oTZ6c

(del reportatge Música a la web 2.0)



Últims comentaris

  • Guillem: A la presidenta de la Fundació Macba, Ainhoa Grandes, que demana que es freni el “desnonament”...
  • Teresa Sanz Coll: Reflexió i posicionament importants per la cultura i la ciutat. Cal implicar-nos
  • tecasoft: la musica siempre vivira en nuestros corazones
  • Skum: A quina directora i a quines justificacions et refereixes? De la direcció del MACBA ara mateix s’en...

Autors

Arxius

Què és Nativa.cat?

Nativa és una publicació musical editada per Indigestió (abans en paper, ara només a internet), dedicada a la cultura musical de la ciutat de Barcelona. Parlem de música des de la proximitat, des del coneixement immediat dels músics i les seves produccions, del públic i les seves reaccions, i no tant des de la cultura mediàtica global.

Què és Indigestió?

Indigestió és una organització professional, i no-lucrativa, creada el 1995, que treballa, des de Barcelona, per promoure la cultura musical, des de la perspectiva del ciutadà. El nostre eix principal no és la promoció dels artistes o el negoci musical, sinó l’aprofundiment en les relacions entre la societat i els artistes. Ah, i també tenim una medalla del FAD!

Contacte

Mail to info(a)indigestio.com

Política de privacitat

Donen suport

fesnos_indies
fesnos_indies
mininativa és una publicació d'mininativa subjecta a una llicència Creative Commons ( BY NC ND )